Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

  • Un 5% de las intrusiones en pisos provienen de la azotea

    Intrusiones de alarma en viviendas y chalets

    La modernización de los sistemas de seguridad implementados en las viviendas evita un número importante de robos al año pero el temor de que un extraño irrumpa en el hogar atormenta a los propietarios más aprensivos.

    Por ello, conviene saber qué accesos son los más frecuentes y hay que tener en cuenta que los intrusos desarrollan nuevas fórmulas -donde llegan a poner en peligro su propia integridad física- con el fin de conseguir su objetivo: acometer la propiedad. Así lo demuestra la estadística reflejada por una conocida Central Receptora de Alarmas, que registra los puntos de entrada preferidos por estos visitantes y donde resalta el dato de que un 5% de intrusiones se producen por la azotea.

    Y es que las diferencias varían según la modalidad de vivienda elegida para el asalto. Por un lado, si el allanamiento se produce sobre un piso convencional, un 52% de delincuentes sigue optando por la puerta de entrada como acceso preferente, aunque le sigue de cerca la ventana, con un 42% de operaciones.

    Si la planificación del delito contempla la obtención de un botín mayor, éste normalmente se producirá sobre una villa o chalet. Y en esta tipología las cosas cambian. La puerta (36% de irrupciones) cede protagonismo a la ventana (54%) -por lo general de menor altura que en los bloques de propietarios y, por ello, de más fácil acceso-, al garaje (8%) y, en un porcentaje casi testimonial, al tejado (2%).

    Si la casa no cuenta con tecnologías de seguridad como un circuito cerrado de televisión o no dispone de vigilante físico, además de instalar una alarma resulta recomendable blindar los puntos de acceso más frecuentes para reducir la posibilidad del robo.

    Fuente: El Mundo

  • Uso de alarmas de segurida crece,Vicente López cuenta con 200 cuadras.

    Uso de alarmas de segurida crece,Vicente López cuenta con 200 cuadras.

    Vicente López.Los vecinos las colocan para protegerse de los robos. Tienen sirenas y reflectores (Alarmas) que se activan a control remoto. Ahora la Municipalidad empezó a conectarlas al Centro de Monitoreo, para responder más rápido a las emergencias.

    Nadie sabe con precisión cuántas hay, pero en las empresas que las instalan afirman que ya las tienen al menos 200 cuadras del Partido y los testimonios de vecinos lo corroboran: crece el número de alarmas comunitarias en todo Vicente López. El sistema comenzó a expandirse con más intensidad en el último año, especialmente en zonas donde hubo crímenes en situación de robo o entraderas violentas. Ya hay aparatos en las nueve localidades del Partido, tanto del Este como del Oeste. En la Comuna comenzaron a conectarlas al Centro de Monitoreo en búsqueda de poder lograr una respuesta más rápida ante una emergencia. "Luego de varios meses de investigación y pruebas se comenzó con las instalaciones de las alarmas vecinales. Al día de hoy tenemos once conectadas. Las mismas están distribuidas por La Lucila, Loma de Roca y Florida", informaron en la Secretaría de Seguridad, desde donde afirmaron que consideran como un hecho "positivo" la expansión de las alarmas. "Suman a la prevención", aseguran.

    Para conectar una alarma al Centro de Monitoreo, hay que acercarse hasta la Secretaría, en Acassuso y Bellocq, Olivos, y llenar una solicitud. "La pusimos hace cerca de un año. A varios vecinos les habían entrado en sus casas. A uno incluso lo amenazaron con itacas, no los dejó pasar porque tenía a su bebé durmiendo adentro y le pegaron un culatazo a su mujer", cuenta Alejandra Chiti, que vive en Olivos a pocas cuadras de la casa donde el año pasado mataron a un electricista mientras trabajaba en el frente, en Debenedetti y Fray Justo Sarmiento. "Las cuadras de los alrededores también las pusieron", agrega. Lo que pasa en su localidad se repite de punta a punta en el Partido, tanto en zonas de clase media- alta de Florida Este, Olivos y La Lucila como en zonas de clase media de Villa Martelli o Adelina. Allí, por ejemplo, las alarmas llegaron luego del asesinato de Benito Héctor Sangregorio, en abril del año pasado en la puerta de su casa en Marcos Sastre al 3800. Vecinos de las calles Cajaraville, Marcos Sastre, Virrey Loreto, Santa Fe y Obligado se pusieron de acuerdo y pagaron de sus bolsillos el sistema. Hace dos años atrás, las alarmas comunitarias estaban lejos de ser el sistema de seguridad privado más requerido en el Partido.

    En cambio, la gente optaba mayormente por sistemas "individuales", como cámaras de seguridad, alarmas domiciliarias y hasta cercos electrificados. Aparecieron masivamente después de los crímenes en situación de robo del año pasado, como el de Sangregorio en Adelina o el del agente del GEOF Darío Avalos en Villa Martelli. En algunas cuadras la pusieron luego de un hecho de inseguridad y en otras, por prevención o "efecto contagio" al ver que en los alrededores la tenían. "Nosotros las instalamos en 2010 y fuimos pioneros en Florida Este. Hubo algunos hechos de inseguridad, apareció la posibilidad de poner una garita pero había mucha gente en desacuerdo. Entonces nos enteramos de este sistema. No inmediatamente, pero tiempo después comenzaron a ponerlas otros vecinos y ahora se extiende cada vez más, al punto de que tengo diez o doce cuadras a la redonda con aparatos y puedo ir hasta la estación Florida, a cinco cuadras de mi casa, por calles cubiertas con alarmas", cuenta Pablo Quarracino, quien vive en Florida Este y es representante de la Red Vecinal de su barrio. En las empresas explican que el sistema consiste en una serie de aparatos con dos reflectores y una sirena cada uno que se colocan en la cuadra. Recomiendan poner cuatro cada 100 metros. Por cada uno piden$ 2.600. Además, cada familia tiene que comprar los controles remoto: cuestan $ 190 por unidad y sugieren que haya uno por cada adulto. No tiene costo de mantenimiento y tampoco es necesario que todas las casas de la cuadra participen. El vecino puede elegir entre encender la sirena o la luz.

    Por lo tanto, de noche la gente usa los reflectores para entrar o salir de su casa. En un principio, las empresas enchufaban los aparatos en casas de algunos de los vecinos que contrataban el servicio. Ahora, la Comuna permite que los conecten en los postes de luz, algo que facilita el proceso de instalación. De esta manera, también se garantizan que las alarmas no dejen de funcionar si hay un corte de energía domiciliario.

    Fuente: clarin

     

  • Vivotek crea una ‘ciudad inteligente y segura’ pa mostrar como la vidiovigilancia puede ser mas intergal.

    Vivotek crea una ‘ciudad inteligente y segura’ con sus soluciones en SecuTech 2015.

    La participación de Vivotek en el SecuTech 2015, que se celebra hasta el 30 de abril en la ciudad taiwanesa de Taipei, país en el que este fabricante tiene su sede, no ha dejado indiferente a profesionales y visitantes tras ocupar un gran pabellón del Taipei World Trade Center, en el que ha creado una ‘ciudad inteligente en seguridad’ con sus soluciones.

    En este espacio, la compañía expone en vivo y en directo su propuesta integral en videovigilancia en diferentes entornos verticales para que “los visitantes puedan tener la experiencia de vivir en una ciudad inteligente y segura”, como señalan sus responsables.

    Entre estos escenarios hay paisajes urbanos, una tienda, una cafetería y una fábrica, “una réplica realista para tener una visión más concreta de los beneficios y los valores de las soluciones de vigilancia de Vivotek”.

    Integral (soluciones panorámicas): una cámara de ojo de pez, con una visión gran angular, permite la vigilancia total de un espacio abierto, ahorrando en costes de implementación y simplificando el sistema completo de vigilancia. La compañía ha desarrollado una amplia gama de cámaras con estas características, que va desde los modelos ojo de pez ultra megapixel FE8191 y FE8391-V, equipados con un sensor CMOS de 12 megapíxeles; al sistema IR FE8181V, y hasta FE8180, la cámara ojo de pez más pequeña del mundo.

    Creativa (soluciones para la ciudad y las fábricas con sistemas de seguridad): Vivotek ha sido pionera en desarrollar cámaras IP IR tipo bala para exteriores con cableado en cascada con tecnología PoE. Otra de sus innovaciones es la solución de caja conduit con tecnología PoE para la cámara IP domo para interiores. Esta estrategia basada en I+D han simplificado la videovigilancia en áreas amplias, como fábricas, intersecciones urbanas, estacionamientos, entre otras aplicaciones.

    En esta línea, la compañía ha desarrollado también VivoCam, los primeros switches L2 PoE Gigabit del mundo con funciones de gestión de vigilancia IP, gestión gráfica por topología, planos y Google Maps. Estas características, como señalan desde Vivotek, han convertido a VivoCam en la mejor solución con tecnología PoE para la gestión de clúster de dispositivos de vigilancia en red de la compañía.

    Conveniente (soluciones para tiendas): en el entorno retail, la solución de alarmas videovigilancia que propone la compañía debe ser “compacta, elegante, con avanzadas funciones y fácil de instalar, con el fin de mejorar la eficiencia, el flujo operativo y la productividad del personal, al tiempo que garantiza un ambiente de ventas más seguro y cómodo”.

    Desarrolladas específicamente para este sector, la propuesta de Vivotek incluye el sistema compacto de cámaras tipo split VC8201; el modelo FE8180 ojo de pez de 5 megapíxeles; la cámara de seguridad de franja a nivel de ojos CC8130(HS), y un asequible modelo bala IP IR para exteriores IB8369. Cuando estos dispositivos funcionan de forma integrada, proporcionan una solución efectiva para la vigilancia en tiendas.

    Innovadora (solución H.265): el fabricante ha equipado sus cámaras y grabadoras con H.265, la tecnología de códec de vídeo de alta eficiencia que permite comprimir el vídeo con baja velocidad de bits, incluso con una alta calidad de imagen, lo que reduce significativamente el consumo de ancho de banda y el espacio de almacenamiento.

    Fuente: digitalsecuritymagazine