Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Los apicultores empiezan a instalar alarmas y cámaras de seguridad. ante la ola de robos en colmenas.

La oleada de robos en colmenas ha generado una fuerte inquietud en los apicultores gallegos que han visto desaparecer de sus montes 1.200 instalaciones de cría de abejas en los últimos meses, según datos de la Agrupación Apícola de Galicia. Solo el precio de cada colmena ronda los 130 euros, a los que hay que añadir el valor del enjambre y de los kilos de miel que contenga el panal.

Los robos afectan fundamentalmente a las provincias de Pontevedra y Ourense y en menor medida en Lugo. Las sustracciones se han producido entre otros lugares en la zona de Vigo, cerca del aeropuerto de Peinador, en Gondomar y en fincas cercanas a la frontera con Portugal.

Los daños económicos por las sustracciones se elevan a 225.000 euros, según estimaciones de Ester Ordóñez, veterinaria de la agrupación y directiva del consejo regulador que vela por la calidad de la miel gallega, que está considerada como una de las mejores de Europa. El precio de la miel se ha elevado debido a la calidad y la alta demanda del producto gallego que se exporta a toda España y a Europa. El kilo a granel que antes valía 2,8 euros se está cotizando a cuatro euros.

La Agrupación Apícola de Galicia señala que ante esta situación los apicultores se han visto obligados a instalar fuertes medidas de seguridad. De este modo se están montando sistemas de alarmas y microcámaras camufladas que filman todo lo que ocurre alrededor de las colmenas. Los dispositivos sacan fotos con los movimientos enviando simultáneamente un mensaje al móvil del propietario alertando del robo.

Operativo

Las fuerzas de seguridad del Estado han tomado cartas en el asunto y el grupo Roca de la Guardia Civil ha montado un operativo para localizar a las bandas que están cometiendo este tipo de robos. En ocasiones los delincuentes han llegado a hurtar en un solo golpe más de 30 colmenas. Los apicultores han reclamado la colaboración ciudadana para que si ven algo sospechoso informen inmediatamente a las autoridades de manera que se pueda interceptar a los delincuentes antes de que escapen.

Fuente: lavozdegalicia